Llámanos al 910 882 036 (tel. gratuito) o escríbenos a info@todomueblesdebano.com y consigue los cupones DESCUENTO% del mes

34 910 882 036

Lunes a viernes: L-V: De 9-21h

Muebles de baño de madera natural

Muebles de baño Modernos y Minimal

Muebles de baño Rústicos y Natural chic

Muebles de baño Vintage y Classic Glam

Madera natural

76 Productos

Ordenar por

  • Precio
    • Más barato
    • Más caro
    • Novedades
  • «
  • 1 (current)
  • 2
  • 3

Muebles de baño de madera maciza

Lo bueno de tener un mueble de baño de madera maciza o natural es que aportará mucha sofisticación y calidez a tu espacio de baño. A diferencia de los hoy habituales muebles de madera prensada o de densidad media, los de maderas vivas crearán siempre espacios mucho más acogedores.

A quienes les gusta decorar el baño con un estilo rústico les fascinan siempre los muebles de baño de madera maciza, nobles y sofisticados.

Las principales ventajas de un mueble de baño de madera natural serían:

  • Acabado más natural y cálido.
  • Más exclusivos y personales.
  • Más elegantes. Ennoblecen cualquier espacio.
  • De gran durabilidad y resistencia (eso sí, hay que tener cuidado con la humedad o el agua si no tienen una capa protectora).

Un mueble de baño de madera natural para un aseo rústico

La mayoría de nuestros muebles de baño de madera maciza son de estilo rústico, pero hay algunos también de aire colonial lacados en blanco o azul. ¿Qué es lo que buscas? Diseños aparte, para saber si tu mueble de baño de madera natural es de lo mejor fíjate en el tipo de madera que lleva, la calidad de herrajes, guías, tiradores y sus acabados.

Las maderas más apreciadas en un mueble de baño de madera maciza son pino, haya, roble o nogal, por este orden. Los muebles de baño de estos dos últimos serán más caros, ya que son más resistentes, compactos y de calidad superior.

Por último, para asegurarte de que tus muebles de baño rústicos tienen la vida más larga posible, has de cuidarlos correctamente. Limpia tu mueble de baño de madera maciza con un paño limpio ligeramente humedecido con agua, evita las acumulaciones de agua y humedad y, si utilizas limpiadores de muebles de madera tradicionales, asegúrate de que no llevan químicos.